INFOTECHNO

Bienvenidos a INFOTECHNO!! Un sitio de tecnologia dedicado a informar.

Considerada la mejor camara del mundo, será verdad?

Posted by infotechno en abril 30, 2007

Nikon enseña los dientes

Se acabó la tibieza. La D2X se hizo esperar, pero por fin esta aquí, enseñando los colmillos. Ahora sólo falta ver si esos colmillos están afilados como los del león o son romos como los de un manso rumiante. Serán los usuarios de la D2X quienes dicten sentencia en las elecciones permanentes que se disputan Canon y Nikon, pero para ir abriendo boca, ahí va nuestro granito de arena a la montaña de la discordia.

Hablar de la Nikon D2X es un tema peliagudo, lleno de afiladas aristas. No se puede comparar con ninguna otra cámara, puesto que abarca unos cuantos segmentos, aunque sin llegar a dominar claramente en ninguno. Dice el refrán -seguro que lo están pensando- que quien mucho abarca, poco aprieta, y ese fue sin duda nuestro primer pensamiento al leer las especificaciones completas de este modelo.

Copyright © 2006 quesabesde.com Copyright © 2006 quesabesde.com

Por velocidad puede compararse a la Canon EOS-1D Mark II, pero pierde, aunque tenga más megapíxeles. Por resolución podría colocarse junto a la Canon EOS-1Ds Mark II, pero también sale derrotada, aunque la gane en velocidad.

Sin embargo, supera a las Fujifilm en casi todos los aspectos y hace bastante sombra a las arrinconadas Kodak DSC. Entonces, ¿qué es la D2X? ¿Es una cámara de estudio? ¿Lo es de prensa? ¿Quizás de fotografía social?

Comentaba una persona de Finicon, distribuidor oficial de Nikon en España, que la D2X es “la cámara para todo”, que puede usarse para estudio y para periodismo. Sin embargo, me decía un fotoperiodista que la cámara no le acababa de convencer para su trabajo, y un fotógrafo de estudio se preguntaba para qué quiere él el recorte de alta velocidad si las botellas de los bodegones no se le van a ir corriendo…

En nuestras pruebas, hemos utilizado la Nikon D2X tanto en el interior de un estudio como en el salvaje mundo del fotoperiodismo; hemos hecho moda, bodegones, deportes, políticos… De todo, vamos. La experiencia fue breve, pero suficiente para sacar una primera impresión. Ahora serán ustedes -sobre todo los que sean usuarios de esta máquina- quienes decidan si nuestra valoración es acertada.

Consideraciones previas

La D2X no es sólo un paso más. Supone todo un salto hacia delante respecto al modelo anterior. Si en el universo canonista comparábamos las versiones 1D y 1D Mark II porque la una era la evolución natural de la otra, ahora eso sería injusto.

Pese a ser una gran cámara, la D1X está hoy desfasada. Ni su cuerpo ni sus prestaciones pueden siquiera hacer sombra a lo que representa la D2X. Por este motivo, las comparaciones entre estos dos modelos están de más.

El presente análisis, por cierto, se ha realizado con los siguientes objetivos y complementos de Nikon: 12-24 mm G, 24-120 mm G, 70-200 mm VR, 300 mm f4 SW, 50 mm f1.4, conversor 1.4x, flash SB-800 y varios flashes de estudio.

Una espera desesperada

El mundo digital no se detiene. Aquellas marcas que se detienen son arrolladas por todas las que vienen detrás. Es más, si hay posibilidades, alguna de las de cabeza se dará la vuelta para hundirte la cara en el barro antes de continuar.

Nikon lo sabe bien. Ganó con la D1, la primera SLR digital de verdad, pero se dejó avasallar al estancarse con las D1H y D1X. Corre el riesgo, si no lo ha hecho ya, de perder terreno con la D100, y se esfuerza en recuperar el liderazgo con la D2H y, sobre todo, con esta nueva SLR.

La D2X es una cámara imponente. Decía un periodista grafico que, a nivel externo, parece más cámara de guerra que la Canon EOS-1D Mark II. Una comparación similar a la que podría hacerse entre Cindy Crawford -la Canon- con Schwarzenegger -la Nikon-. Mientras las EOS-1D tienen un perfil muy delgado y sinuosas curvas, la D2X se presenta como una cámara ruda, fuerte e incluso tosca.

Cuerpo de pasarela

El cuerpo de la D2X es casi un calco del de la D2H, por lo que parece que en Nikon están satisfechos con este molde. Su rasgo más distintivo sigue siendo la mancha blanca sobre el pentaprisma, que es en realidad un sensor especial para el balance de blancos. Las mínimas y sutiles diferencias entre los modelos X y H se limitan a pequeños rebajes en la zona del disparador vertical o a una mayor amplitud en la apertura del zócalo de la tarjeta.

Copyright © 2006 quesabesde.com Copyright © 2006 quesabesde.com

Todos los mandos y zonas susceptibles de dejar paso a polvo o agua están aparentemente sellados -no tuvimos ocasión de comprobarlo- para mantener el interior intacto en cualquier condición de trabajo. Los embellecedores y refuerzos para el agarre, de plástico, llegaron a nosotros nuevos, y nuevos se fueron, aunque no son pocas las D2H en las que se despegaron a las pocas semanas.

El encaramiento es excelente, y en casi cualquier situación la D2X puede controlarse perfectamente sin apartar el ojo del visor. Quien escribe estas líneas encuentra algo más suave el agarre de los modelos EOS-1D de Canon, aunque esto es una simple cuestión de gustos. El dial trasero -esto sí parece ser unánime- sigue estando por detrás del canonista en las preferencias de los profesionales.

El modo de flash se ha renovado para convertirse en i-TTL, al igual que el de la D2H. Este sistema mejora -teóricamente- la efectividad del flash en todos los aspectos, incluida una mayor eficiencia del consumo eléctrico.

Nuestras pruebas no han podido constatar un mejor rendimiento en este sentido, aunque sí ha quedado demostrado que este sistema de flashes Nikon es superior a los que Canon emplea hoy en día. El curioso “efecto” que a veces se producía al disparar una ráfaga de las EOS-1D -una foto oscura, dos bien expuestas y una más quemada- parece definitivamente resuelto.

Datos a montones

El fotógrafo que trabaja con una réflex digital ha de controlar constantemente múltiples datos, desde velocidades hasta formatos de archivo. La D2X distribuye toda esta información en dos pantallas, además del visor.

Copyright © 2006 quesabesde.com Copyright © 2006 quesabesde.com

La pantalla superior, a la derecha del pentaprisma, suministra datos tan importantes como la velocidad, el diafragma, el modo de medición, o las fotos restantes. Otra pantalla, situada en la parte trasera, justo debajo de la pantalla de visualización, informa de otros valores que se cambian con menos frecuencia, como el balance de blancos o el formato de archivo. Ambas pantallas son de cristal líquido y pueden iluminarse para trabajar a oscuras.

Una tercera pantalla, la de visualización, ocupa 2,5 pulgadas de la parte trasera de la cámara y es casi la única zona libre de mandos o botones. La informacion que brinda es enorme, desde la visualización típica de la foto tomada hasta un histograma separado por canales, zonas sobreexpuestas, datos de la toma, etc. Sus 235.000 píxeles de resolución (25.000 más que en la D2H) le confieren una calidad sobresaliente.

Los innumerables menús de la D2X también se controlan mediante la pantalla. Este nuevo modelo permite variar prácticamente cualquier parámetro de la cámara, desde la nitidez o el contraste hasta la precisión del exposímetro o el espacio de color.

Todos estos menús están agrupados por categorías e identificados con un código de colores, de forma que su acceso es muy sencillo. La D2X incorpora, además, una opción que muestra los últimos cambios realizados, por lo que deshacer una modificación es cosa de niños.

En lo que al aspecto físico respecta, la D2X es prácticamente clónica de la D2H. Bayoneta metálica, previsualizador de la profundidad de campo, sensor del balance… todo idéntico.

Mención especial merece un conector situado en la base, cubierto por un tapón de goma, que es el puente del módulo Wi-Fi. Aunque nos hemos quedado con las ganas de explotar este accesorio a conciencia, lo cierto es que las pruebas que hicimos con él fueron gratamente sorprendentes.

Queremos ver fotos

Las fotografías de la D2X serán sin duda una fuente de polémica. Ya no tanto por su calidad, de la que hablaremos después, sino por su origen. Haciendo bueno el refrán de que si no puedes con el enemigo debes unirte a él, Nikon se ha aliado en esta ocasión con Sony, una potencia de primera línea en la producción de sensores.

La D2X cuenta con un sensor CMOS -dicen que el CCD no daba la velocidad de proceso suficiente para mover muchos megas en poco tiempo- de 12,4 megapíxeles. Desde Nikon se asegura que el CCD no ofrece la suficiente velocidad de proceso para mover muchos megabytes en poco tiempo.

Así las cosas, atrás quedan los tiempos de los CCD de las primeras series D y el LBCAST de la D2H y la D2Hs. El sensor, con una profundidad de color de 12 bits, genera imágenes de 4288 x 2848 píxeles que pueden superar los 30 MB de peso y permite trabajar en formato JPEG, TIFF o NEF, el RAW nikonista.

Copyright © 2006 quesabesde.com Copyright © 2006 quesabesde.com

El formato APS-C del sensor resulta en una multiplicación focal de las ópticas de 1,5x, como en todas las SLR digitales de Nikon hasta la fecha. Sin embargo, esta nueva máquina tiene una particularidad: permite reducir el área útil del sensor a la mitad para aumentar la cadencia de tiro. De esta forma, el modo “High Speed Crop”, léase recorte de alta velocidad, reduce la resolución a poco menos de 7 megapíxeles, aumenta la ráfaga desde los 5 fps máximos en el modo normal hasta los 8 fps y eleva la multiplicación de la focal de 1,5x a 2x.

Al activar el modo HSC, el visor ilumina las esquinas del área de recorte al enfocar, tal como lo haría el punto de autofoco, ofreciéndonos de este modo una referencia clara de lo que está dentro del encuadre. Tal vez habría sido mucho más efectivo un oscurecimiento moderado de la zona no útil, pero hay quien prefiere este tipo de visor.

El modo HSC no cuenta con mando propio -como hubiera sido deseable- sino que requiere de una breve navegación por los menús para su activación y desactivación. Fuentes de la marca afirman que no es casual y que se ha eliminado para evitar un uso involuntario. Quien escribe estas líneas ha disparado mucho con una D2H, y a pesar del fácil acceso al botón de borrado, nunca he eliminado una foto por error.

Silencio: se fotografía

Uno de los capítulos cruciales de la D2X es el referente a las sensibilidades y el ruido electrónico. Sorprendió -y decepcionó- a no pocos el limitado abanico de velocidades ISO declarado en las especificaciones en el momento de su presentación: de 100 a 800 ISO, además de dos extremos forzados.

Nikon afirmó que no disponían de tecnología para cubrir de 100 a 1600 ISO con pasos intermedios, y apostaron por bajar la sensibilidad mínima de 200 ISO, presente en modelos anteriores, a los 100 de éste.

Y en lo referente a ruido tenemos que felicitar a la empresa nipona. Si en la D2H el ruido -incluso a 400 ISO- era ya todo un torpedo en la línea de flotación, la D2X puede presumir no sólo de tener un nivel de ruido bajísimo, sino de compararse sin miedo a la todopoderosa EOS-1D Mark II de Canon.

Además, los valores forzados Hi1 y Hi2 (1600 y 3200 ISO, respectivamente) también aprueban con buena nota, y especialmente el primero. Si en lugar de ese Hi1 estuviera disponible un 1600 ISO de sensibilidad calibrada y un par de pasos intermedios después de 800 ISO, la cámara rozaría la perfección en este campo.

El siempre controvertido balance

Uno de los rasgos característicos de las Nikon de la serie D2 es el sensor de luz ambiente sobre el pentaprisma. En teoría, este dispositivo ayuda a obtener un balance de blancos mucho más fino en modo automático. Sin embargo, nuestras pruebas hacen pensar en lo contrario.

El balance de blancos automático de Nikon sigue quedando en un segundo plano cuando hablamos de la D2X. La cámara tiende -o al menos eso hemos detectado- a dejar una dominante característica: azul con luz día, amarilla con tungsteno…

Por otro lado, la máquina permite elegir la temperatura de color en grados Kelvin. Esta particularidad -ya no tan particular, puesto que la mayoría de cámaras SLR digitales actuales disponen de ella- es de probada efectividad y resulta muy útil en una cámara como ésta. Además, el usuario típico de la D2X (fotoperiodista, fotógrafo de estudio, etc.) es propenso a tener a mano un termocolorímetro.

El nivel de detalle y nitidez de la D2X es fabuloso. Las pruebas de rango dinámico también han vertido agradables sorpresas. La cámara obtiene un interesante nivel de calidad en las sombras, sin quemar -dentro de unos límites- las luces altas. Nos reservamos la comparación en este aspecto con la EOS-1D Mark II, pues no hemos podido comparar ambas máquinas en idénticas condiciones, pero sí podemos afirmar que andan parejas.

La nueva reina nikonista, por cierto, cuenta con un motor de autofoco MultiCAM 2000 rapidísimo, logrando un enfoque instantáneo con los objetivos SWM.

Copyright © 2006 quesabesde.com Copyright © 2006 quesabesde.com

La alimentación de la D2X corre a cargo de una batería de ión de litio de alto rendimiento. Al igual que en la D2H, la máquina incorpora una función que permite obtener una estimación -en número de fotos- de la vida restante antes de la próxima recarga.

Esta batería, aproximadamente un 50% más pequeña que la de la EOS-1D Mark II, no sólo permite alimentar la cámara durante un gran período de tiempo, sino que también se encarga del módulo Wi-Fi. Ello ha permitido a Nikon diseñar un módulo Wi-Fi sin alimentación externa y, por tanto, mucho más pequeño.

Las tarjetas empleadas para almacenar las fotografías son del estándar CompactFlash. Con tantos megabytes de peso, el uso o no de tarjetas profesionales de alta velocidad se nota. La grabación de una ráfaga en NEF de 26 disparos, o de 35 en JPEG, se ve severamente afectada por el uso de una u otra tarjeta. En cualquier caso, también es cierto que incluso con tarjetas convencionales la cámara se desenvuelve con agilidad.

Conectada al ordenador

El módulo Wi-Fi adicional, el WT-2 A, garantiza una interconexión total entre ordenador y cámara. El nuevo software desarrollado por Nikon, por otro lado, ofrece un control prácticamente total de la cámara. El transmisor precedente sólo permitía realizar la descarga de fotos, pero con este nuevo modelo también se puede disparar desde la pantalla del ordenador.

A nivel de conexiones por cable, la D2X no dispone de un puerto Firewire, pero sí de una veloz toma USB 2.0. Tanto esta conexión como el resto cuentan con tapas de goma que las protegen del agua y el polvo.

Un listón más ajustado

Nos reafirmamos en el titular: Nikon vuelve a enseñar los dientes, como ya lo hizo con la D1, aunque luego la EOS-1D de Canon cerrase la boca al gigante japonés a base de ráfagas de calidad. Tal vez así el mercado pueda recuperar parte de aquella sana y equitativa competencia entre las dos grandes marcas, al menos en los modelos más profesionales.

Copyright © 2006 quesabesde.com Copyright © 2006 quesabesde.com

La Nikon D2X es, en efecto, otra gran cámara a sumar al mundo profesional. Sería impensable que no lo fuera, atendiendo al no poco exagerado precio de 5.000 euros que Nikon le ha puesto en España.

¿Es perfecta? Evidentemente, no. ¿Es suficiente? Esa es la pregunta que el usuario final habrá de responder. De momento, las primeras impresiones dicen que sí, que Nikon ha encontrado el camino y que sólo tiene que seguir hacia delante.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: